jueves, 20 de marzo de 2008

Buenos amigos y además... cocinillas

¡Qué más se puede pedir!.
Pues sólo haceros partícipes del picoteo que nos preparó nuestro buen amigo Juan Luis -Jualo para los allegados- en la que hay que reconocer que es un verdadero maestro en la cocina y que el tío cuando tiene tiempo se pone al día en cuestiones gastronómicas a base de programas, libros o cursos,...
Bueno el motivo inicial era probar un queso de San Simón acompañado de unas botellas de vino albariño del año del que llaman "del Loureiro", o lo que es lo mismo, elaborado por pequeños productores y que venden a pie de bodega.
Juan Luis y Marisa -su Santa- nos pusieron la miel en la boca sin sospechar que aquello iba a ser acompañado de lo que veréis y leeréis a continuación:

1.- Salami Saporito. Nos lo trajo una buena amiga italiana -Carlotta- y estaba divino de la muerte.


2.- Queso de cabra con tomate picante y frutos del bosque, y crujiente de jamón ibérico.


3.- Langostinos a la plancha.


4.- Terrina de foie con manzana reineta y tapenade a aceitunas.


5.- Fresas sobre natillas y cubiertas con chocolate fondant.

El albariño cumplió su cometido: se mostró amarillo con una lágrima densa y notas de carbónico. Apuntes de manzana, hinojo, notas afrutadas y de pera en nariz. En boca mostró corta acidez y recorrido, pero se dejó beber.
Para rematar la cita no podíamos dejar de tomar una copita de orujo de hierbas de Combarro, amarillo dorado, suave, fino y agradable. Nada que ver con los "aguardientes" al uso.
Agradable velada que esperamos que se repita una vez que el jefe de cocina actualice con nuevas recetas.

3 comentarios:

Gabriel Haro dijo...

Mario, menuda pinta tienen esos platos, aqui estoy que parezco un tigre de diente de sable, buena comida, buenos vinos, y excelente compañia, ¿que mas se puede pedir?, nos alegramos de la buena velada.
Un saludo

elbaranda dijo...

Gabriel, que tu en Hellín no te quedaste atrás ;-))
Un abrazo

J. Gómez Pallarès dijo...

Estas cosas son las que apetecen de veras: buenos amigos, juntarse para cocinar, comer y beber a gusto. Un diez, vaya.
Saludos
Joan